Porque hay veces que un plato caliente no es una opción; el tiempo apremia y hay que buscar una forma de dar nutrientes al cuerpo

Un tentempié ligero y cremoso; sándwiches de huevo y bacon

A día de hoy vamos corriendo a todos lados, las responsabilidades llegan a no dejarnos tiempo ni para hacer la comida (aunque siempre deberíamos sacar unos minutos para relajarnos). Por eso, para evitar caer en el consumo diario de platos precocinados, os presentamos una receta muy nutritiva para comer en frío: los sándwiches de huevo y bacon.

Es una receta tremendamente sencilla, a la que no dedicaremos más de diez minutos. Pongámonos manos a la obra, ya verás lo poquito que tardamos:

  1. Para empezar, picamos muy fino el bacon y lo doramos en una sartén. Este paso lo puedes hacer con o sin aceite de oliva, puesto que el bacon en sí mismo ya tiene la grasa suficiente como para freírse con su propio jugo.
  2. Cuando esté doradito, lo apartamos de la sartén en un plato y lo secamos con papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  3. Vamos con los huevos. Los coceremos hasta que queden duros, con la yema bien cuajada, ya que luego los picaremos. Un truco para quitarñes luego la cáscara es ponerlos bajo el chorro de agua fría. Así, podremos quitar la cáscara con facilidad.
  4. Picamos muy, muy fina la cebolleta y los huevos.
  5. Lo juntamos todo en un bolo. Ya queda poco.
  6. Añadimos mayonesa y crema de queso a partes iguales. 
  7. Mezclamos hasta que quede una masa lo más homogénea posible.
  8. Untamos sobre el pan de molde.
  9. Listo para degustar.

Ya lo tienes, en menos de diez minutos has preparado un plato que te salvará de un apuro en cualquier momento.

En los cumpleaños es una opción muy socorrida. Y tiene todos los nutrientes que todo plato debe tener para darte la energía necesaria para seguir afrontando el día.

Y, si quieres más ideas para planificar tu semana, no dejes de visitar nuestro Recetario de La Abuela Marga, y el de Valle de las Monjas, donde encontrarás la inspiración para postres y platos igual de fresquitos.

¡Buen provecho!