tradición charcutera desde 1979

La Abuela Marga, sinónimo de la mejor calidad

La tradición charcutera de la abuela Julia se remonta a las típicas matanzas que se hacían en los pueblos. La abuela Julia era la encargada de preparar los aderezos (que hoy siguen empleando en sus embutidos). La abuela Julia transmitió sus conocimientos a su hija Margarita, escribiendo de forma artesanal una historia llena de compromiso y calidad.

Los 5 hijos de Margarita, nietos de Julia, empezaron a comercializar el producto en 1979 utilizando el nombre de su abuela como marca comercial. En principio solo hacían embutidos y distribución de pollos, poco después decidieron construir una fábrica, puesto que las instalaciones donde trabajaban, una pequeña nave, se les quedó pronto pequeña, debido al éxito de su producto.

Historia

1995

Inauguración de la fábrica

La fábrica de embutidos La Abuela Marga se inauguró el 27 de mayo de 1995, bajo el nombre de La Abuela Julia, con unas instalaciones de 2000m2.

2002

Primera ampliación de las instalaciones

1ª ampliación (1700m2) de las instalaciones para poder introducir nuevas líneas de productos y poder mejorar sus procesos de transformación, dando empleo a 50 trabajadores. La inauguración de esta la hizo Alejandro Alonso, consejero de Agricultura y Medio Ambiente.  

2007

Segunda ampliación de las instalaciones

2ª ampliación de 2100 m2 donde se ubicó la sala de despiece de cerdo y la sala de envasado.

2014

Flota para distribución

Al inaugurar la fábrica, se contaba con 5 furgonetas para su distribución. A día de hoy contamos con una gran flota de pequeños camiones frigoríficos que abastecen a diario las tiendas más cercanas y tres camiones de gran tonelaje que distribuyen a nivel nacional.

2017

Ampliación

Hoy en día tenemos unas instalaciones de 6000m2 y una plantilla de 74 trabajadores. Además, tenemos proyectada una 3ª ampliación de 4000m2, por lo que contaremos con unas instalaciones de 10.000m2.

2021

Un gran cambio

Nuestro mejor homenaje a la tradición es un presente para el futuro. En La Abuela Julia avanzamos hacia la siguiente generación, ahora somos La Abuela Marga.