Seguro que no lo has probado aún: Buñuelos de morcilla y longanizas en tempura

Seguro que los buñuelos de morcilla los habías probado en algún momento, o, por lo menos, habías oído hablar de ellos. Pero… ¿Y las longanizas en tempura? Sin duda son toda una apuesta que llamarán la atención de tus comensales.

De esta receta, lo más difícil es la tempura, así que imagina lo sencilla que es.

¡Manos a la obra!

  1. Para la tempura, necesitaremos la harina y el agua. Que el agua esté fría es clave, asegúrate de ponerla lo más fría posible. Volcamos la harina en el agua y mezclamos bien, hasta formar una masa espesa y homogénea.
  2. Vamos a dejarla reposar mientras hacemos unas pequeñas bolitas, de unos 2 centímetros de diámetro, con el picadillo de morcilla.
  3. Preparamos una sartén con aceite de oliva virgen extra suficiente como para cubrir las bolitas cuando las friamos.
  4. A continuación, sumergimos las bolitas en la masa de tempura y las escurrimos al sacarlas.
  5. Inmediatamente, sumergimos las bolitas en el aceite de oliva caliente.
  6. Preparamos un plato hondo con papel absorbente.
  7. Cuando las bolitas, ahora buñuelos, estén doraditas, las sacamos al plato para que el papel absorba el excedente de aceite.
  8. Ahora, con las longanizas repetiremos la operación.

Como ves, una receta sencilla en la que lo principal que hay que cuidar es que la tempura esté realmente fría.

Y ya estaría, un plato con el que seguro que sorprenderás a tus comensales y que encantará a los más pequeños de la casa.

Nuestra recomendación es que prepares una buena guarnición para acompañar y darle más color al menú. En este caso, recomendamos algo fresco, como una ensalada bien colorida. No obstante, si necesitas ideas, visita nuestro Recetario de La Abuela Marga, y el de Valle de las Monjas, donde encontrarás la inspiración para postres y platos de cualquier temporada.

¡Buen provecho!