Dos en uno: sopa y verduras con pollo y jamon

No hay mejor resultado que aquel que es fruto de unir fuerzas para lograr un mismo objetivo: comer rico y sano. Este es el fin que hoy conseguiremos con la receta que os proponemos. Se trata de un plato sencillo y tradicional: sopa y verduras con pollo y jamón.

En primer lugar, las verduras son ricas en fibra, vitamina C, hierro y ácido fólico, además de mantenernos hidratados y cuidar de nuestra piel. Si a esto le sumamos el poder de la carne de pollo – cargada de proteínas, vitamina B y hierro, entre otros beneficios – y de jamón, repleta de proteínas, vitamina B1, sodio, hierro, calcio, fósforo, magnesio, potasio, zinc, ácido fólico, entre otros nutrientes; conseguimos el caldo de cultivo perfecto para elaborar un menú completo y variado.

Además, de cara a los fríos días de invierno que nos dejan «helados» los huesos, la sopa de verduras se convierte en la mejor solución para entrar en calor. Y qué decir de aquellos días agotadores o en los que nos «hemos pegado una buena comilona». Como decía mi abuela: “Hija, con esto se te entona el cuerpo”, ¡y qué razón tenía! Y por esto fuera poco, este gran plato de cuchara es muy flexible, pues lo puedes elaborar con las verduras que más te gusten. Pero recuerda que, para lograr el mejor resultado, es conveniente emplear verduras de temporada, frescas y de calidad.

En cuanto a la elección del pollo y el jamón, que protagonizarán el segundo plato acompañados de la guarnición de verduras, debemos prestar atención tanto al color de la carne como al de su grasa para escoger aquellas piezas que sean blandas, jugosas y menos grasas. No olvides que este plato no solo debe degustar tu paladar, sino también cuidar la salud de tu cuerpo.

Ahora que ya sabemos todo lo que este plato nos puede aportar, ¡vamos con la receta!

CÓMO PREPARAR SOPA Y VERDURAS CON POLLO Y JAMÓN

  1. En primer lugar, lavamos y picamos en pequeños trozos las verduras. Para esta receta, utilizaremos puerro, zanahorias, calabacín, tomate y un puñadito de judías verdes. Pero, como ya te hemos comentado, puedes elaborar tu sopa con aquellos vegetales que más desees. Es importante que cortemos las verduras en partes finas para que a la hora de la cocción todo se haga antes.
  2. A su vez, limpiamos la pata de pollo: le quitamos las partes más grasas y la piel.
  3. En una cacerola, ponemos todas las verduras troceadas junto a la pata de pollo y el trozo de jamón. Cubrimos de agua, añadimos un chorrito de Aceite de Oliva Virgen Extra, una pastilla de caldo de verduras y sal al gusto. Cerramos la cacerola y lo dejamos cocinar a fuego medio durante 2 horas.
  4. Pasado ese tiempo, sacamos toda la verdura y la carne de la cacerola. Escurrimos todo bien, y reservamos el caldo obtenido de la cocción en la cacerola.
  5. A continuación, picamos la carne de pollo y el jamón – ahora que ya están blanditos – y dejamos todos los ingredientes en una fuente.
  6. Seguidamente, añadimos pimentón dulce, un chorrito de Aceite de Oliva Virgen Extra y unas gotitas de vinagre. Este aderezo cumple una doble función: da un color cálido y, además, proporciona un aroma y sabor especial al plato.
  7. Mientras, con el caldo que se ha generado de la cocción, y que tenemos reservado en la cacerola, lo escurrimos con la ayuda de un escurridor para eliminar cualquier resto de verdura o de carne que haya podido quedar.
  8. Por último, ponemos a cocer el caldo y, cuando rompa a hervir, echamos un puñado de fideos y lo dejamos cocinar a fuego lento durante unos 10-12 minutos.

Así de rápido tenemos un plato completo a base de verduras y carne, acompañado de una rica y calentita sopa de fideos.

¡Buen provecho!

Si quieres seguir disfrutando de platos fáciles, ricos y equilibrados como esta receta, y sin necesidad de moverte de casa, puedes hacerlo con las elaboraciones que encontrarás en nuestro recetario. Además, también pensamos en los pequeños “caprichos” dulces con postres fáciles de elaborar y que harán las delicias de los más golosos. Encuentra estas recetas en Valle de las Monjas.