Primo del cordon bleu, el cachopo o el flamenquín, el San Jacobo es un plato que parece pasado de moda. Tuvo un momento de gloria en los ochenta y los noventa del siglo pasado, pero hoy vive relegado a los cajones de ultracongelados. Pero ha llegado la hora de reivindicarlo con esta una receta de San Jacobo de lomo adobado con la que te olvidarás del cachopo y conseguirás sorprender a todos.

Sin duda, el San Jacobo nos traslada a otra época, cuando en casa nos preparaban San Jacobo para cenar. Y si sobraba alguno, a la mañana siguiente desaparecía misteriosamente del plato.

Aunque lo podemos encontrar en la sección de ultracongelado, elaborar esta receta en casa hace que se convierta en un plato delicioso. Un buen queso fundido, recubierto por un lomo adobado y un empanado crujiente, puede proporcionarnos muchas satisfacciones.

Apesar de que no tengas una gran experiencia en la cocina, si sigues los pasos que te detallamos a continuación podrás conseguir una receta que enamorará a todos. Además, no necesitarás estar demasiado tiempo en la cocina, ya que la preparación apenas te llevará 10 minutos, y otros tantos en freírlos. De esta manera, en solo 20 minutos, tendrás lista esta sabrosa elaboración.

¿Te animas a cocinar con La Abuela Marga?

Cómo preparar la receta del San Jacobo de lomo adobado

Muy sencillo.

  • En primer lugar, machacamos los filetes de lomo para que queden más grandes y finos.
  • Cuando consigamos el tamaño deseado, los cortamos por la mitad, haciendo una especie de libro.
  • A continuación, adaptamos una loncha de queso al tamaño del filete y cerramos con la otra mitad del filete, dejando el queso en su interior.
  • Pasamos al empanado. Pasamos el filete por harina, huevo batido y, por último, por panko o pan rallado. La harina ayuda a que el huevo se adhiera mejor al jamón cocido, y el huevo actúa como pegamento para fijar el pan rallado.

¡Ya estamos llegando al final! Vamos con los pasos para la fritura y presentación final de los San Jacobos

  • Seguidamente, agregamos abundante Aceite de Oliva Virgen Extra de Valle de las Monjas en una sartén y calentamos.
  • Cuando el aceite esté caliente, freímos el filete a temperatura media-alta. El aceite no debe estar muy caliente al freírlos, así evitaremos que se quedan muy tostados por fuera y crudos por dentro. Aproximadamente, lo ideal es que los cocines 2 minutos por cada lado.

Una vez cocinados, retiramos a una bandeja con papel de cocina para absorber el aceite sobrante y servimos. Como acompañamiento, puedes preparar una ensalada de tomates Cherry y unas hojas verdes. ¡Y listo para servir!

Otras formas de preparar San Jacobo

Si esta receta te parece irresistible, te invitamos a que pruebes otras variedades de San Jacobo según tus gusto o necesidades. Ya sea recurriendo al uso de jamón serrano o jamón cocido, filete de ternera o utilizando otros tipos de queso. Pero en este último caso tendrá que asegurarte de que el elegido se puede fundir fácilmente.

Asimismo, si eres de los que les gusta arriesgar e innovar en la cocina, puedes elaborar una receta combinando entre jamón serrano y jamón cocido, siguiendo los pasos que te hemos indicado, pero colocando una loncha de jamón serrano entre la loncha de queso y la de jamón cocido.

¡Trucos! Para que tu San Jacobo quede de rechupete

  • Elegir ingredientes de calidad marcará la diferencia, una buena selección de productos cárnicos, como el filete de lomo adobado, con la calidad de La Abuela Marga hará de este plato algo para repetir.
  • A la hora de freír el San Jacobo no debemos mezclar distintos tipos de aceite. Si utilizáis aceite de oliva no lo mezcléis con girasol, pues pueden tolerar peor la temperatura y se queman mucho antes. Para ello, te recomendamos utilizar el Aceite de Oliva Virgen Extra variedad Arbequina de Valle de las Monjas, cuya suavidad de entrada impactará tus sentidos.

El acompañamiento ideal para la receta de San Jacobo 

Una buena forma de acertar a la hora de preparar tu San Jacobo y que todos disfruten con esta preparación, puedes acompañarlos de una buena ración de patatas fritas, las cuáles tendrás que preparar justo antes de servirlas.

Pero, si prefieres optar por un acompañamiento más saludable y ligero, puedes preparar una fresca y sana ensalada.

Ahora es tu turno. ¿Y tú qué receta de San Jacobo te gusta preparar? Déjanoslo en los comentarios.

No olvides que puedes encontrar más ideas en nuestro recetario y el de Valle de las Monjas. ¡Coge papel y boli y no te pierdas ninguna receta!