¡Sal volando! Prueba estas alitas adobadas al estilo cajún

Imagina esta situación: Te encuentras sentado en tu rincón favorito de la casa mientras disfrutas de un buen libro o de la serie que no puedes dejar de ver. A la vez, te refrescas con tu bebida preferida. ¿Acaso puede haber un plan mejor? Pero, espera. Falta algo. Correcto, ¡la tapa! Para ello, hoy te proponemos el mejor acompañamiento: unas jugosas alitas adobadas al estilo cajún. Seguro que ya se te ha hecho la boca agua.

Se trata de un plato saludable por su materia prima, el pollo, y donde la mezcla de especias aporta un sabor tan jugoso e inigualable a nuestras alitas. Este marinado previo podemos hacerlo desde unas cuatro horas antes de prepararlo hasta 12 horas. La marinada hará que la carne sea espacialmente tierna y sabrosa al prepararla después. En definitiva, estas alitas son uno de los manjares a los que no te podrás resistir.

Para que no te quedes con el antojo, te contamos cómo puedes preparar esta receta en tan solo 5 pasos.

Elaboración de alitas adobadas al estilo cajún:

  1. Lo primero que haremos será limpiar las alitas y pollo y trocearlas.
  2. En un bol, trituramos y mezclamos todos los ingredientes que formarán parte del adobo de las alitas.
  3. A continuación, sumergimos las alitas de pollo en la mezcla, impregnándolos bien para que ninguna parte del pollo quede sin su aroma y sabor especial.
  4. Cubre el bol con papel film y mételo en la nevera. Déjalo reposar durante unas horas – con tres o cuatro horas será suficiente, aunque obtendrán más sabor si se maduran durante un día entero–.
  5. Pasado este tiempo, precalienta el horno durante 10 minutos. Mientras, coloca las alitas adobadas sobre una bandeja de horno e introdúcela a 190 grados durante 25 minutos.

¡Truco! Para que tus alitas adobadas al estilo cajún queden más crujientes, en los últimos 10 minutos de cocinado enciende el grill hasta que se doren.

Ahora solo queda servir nuestras alitas adobadas al estilo cajún y ¡a disfrutar! Con este plato tienes una comida sana y nutritiva. También puedes acompañar las alitas con unas verduras a la parrilla, una ensalada fresquita o unas patatas chips. Pero, si necesitas más inspiración, consulta nuestro recetario y el de Valle de las Monjas. No te faltan ideas para elaborar un menú que cautivará los paladares más exigentes.

¡Buen provecho!