La importancia de utilizar un buen aceite de oliva a la hora de cocinar la carne

El aceite de oliva, un icono nacional, es una sustancia de origen vegetal con un gran valor como producto, además de ser un gran compañero desde el punto de vista nutricional. Es utilizado para aderezar diferentes ensaladas y verduras, cocinar sopas, preparar salsas y muchos otros platos. Su delicioso aroma y particular sabor lo convierten en un gran aliado para poner en valor el origen y sabor de una buena carne.

Su origen, proceso y resultado final es clave a la hora de formar parte de un plato de carne. Elaborado con las precauciones y condicionantes del aceite de oliva, su uso contempla ciertas características para no afectar al sabor ni textura. Siempre evitando las altas temperaturas para no perder sus propiedades, sabor y aroma, debe ser utilizado de forma lógica y funcional, dependiendo siempre del tipo de carne y cómo será cocinada.

Un buen aceite de oliva es el mejor compañero de la carne de alta calidad

Para su aplicación en cortes de carne es un gran aliado, siempre que la temperatura no sea muy elevada. Las carnes cocinadas al horno reclaman ese chorrito de aceite, entrando de forma progresiva por sus cortes, vetas y poros.

Otro de sus grandes usos es para las carnes cocinadas al estilo “Wok”. Una técnica donde los alimentos se cocinan de forma más rápida absorbiendo menor cantidad de grasa. El calor no debe ser excesivo, añadiéndose por los bordes e incorporándolo poco antes que la carne, evitando el “humeo”. En definitiva, el aceite no debe ser quemado.

Para aprovechar todas las propiedades del aceite de oliva es conveniente utilizarlo crudo, aunque para fritos también es buen aliado. Se considera una sustancia estable que enriquece a cada alimento gracias a su indiscutible sabor y sanas propiedades. Ya no solo a la hora de cocinar carne, si no para convivir con ella en cualquier elaboración, se considera un icono de la gastronomía y tierra española.

 

Si sabes utilizar el aceite, sabes aprovechar al máximo su sabor, aroma y propiedades

Para cocinar de forma correcta con aceite de oliva, hay que contemplar ciertos aspectos y precauciones.Si se lleva hasta el punto de cocción, es imprescindible controlar que su temperatura no sea demasiado elevada. Una temperatura desmesurada hace que pierda sus valores nutricionales y perjudica a su sabor. Evitar ese humeo que aveces provoca el fuego de gran intensidad es clave para no perder ni propiedades ni aroma o sabor.

En su versión cruda se mantiene su intenso sabor, pero en fritos no debe ser reutilizado más de 4 veces. Su versatilidad lo posiciona como un producto líder nacional capaz de dar la vuelta al mundo.

Los productos cárnicos de La Abuela Marga son un claro ejemplo para convivir con un buen aceite de oliva. Utilizar una variedad como Aceite Arbequina del Valle de las Monjas, proporciona a los platos un olor fresco y afrutado con aromas a almendras y otras frutas. La carne de La Abuela Marga es capaz de llegar hasta límites gastronómicos nunca imaginados, gracias a la sensación de suavidad y delicadeza que aporta un aceite como el de Valle de las Monjas.