Aprende a comunicarte con cocina. Hoy; usar el término correcto de la cocción de carne

Igual te ha pasado alguna vez: Vas a un restaurante, pides carne y el camarero te pregunta cómo quieres la carne. Dudas un par de segundos y respondes “al punto” porque no te la quieres jugar y consideras ese “al punto” como el equilibrio en el que se encuentra la virtud. Igual querías que el filete estuviese hecho por dentro y por fuera, pero en este caso te encontrarás con una carne que aún sigue roja en su interior. ¿Por qué? Porque no usaste el término adecuado para pedirlo.

¿Qué término usar a la hora de pedir la carne?

Tanto si eres un comensal que no quiere lamentar su pedido, como si te toca ser chef en la próxima reunión familiar, te recomendamos que aprendas los términos universales por los que la gente se refiere a su preferencia en la cocción de la carne.

Rojo (o inglés)

Este término se utiliza cuando la pieza está sellada por ambos lados a fuego muy alto, dejando el centro crudo (frío en algunos casos). Es ideal para gente a la que encanta la carne prácticamente cruda.

Medio rojo

En este caso, el centro de la pieza no está frío, pero sí crudo. El resto de la carne queda hecha con un resultado color café en los bordes.

Medio

Es, como su propio nombre indica, el punto medio. Jugoso por dentro y sellado por fuera. La zona roja decrece considerablemente si lo comparamos con el punto inglés.

Tres Cuartos

Aquí, el centro de la pieza ya no tiene color rojo y esta pierde jugosidad. Hay que decir que, en el momento en que el jugo desaparece… también lo hace su sabor.

Bien Cocido

Hay quien disfruta una buena suela de zapato. Aunque sea de la mejor calidad, la carne debe tratarse con cuidado. Si supera los 71º C, la pieza va tornando color gris a medida que pierde el jugo. Por supuesto hay quien la prefiere así, pero se pierde al menos un 80% del sabor inicial que tenía.

Con todo, es perfectamente lícito pedirlo de cualquier manera.

Lo siguiente es aprender a prepararla. ¿Quieres aprender? Descubre nuestras recetas de La Abuela Marga y ve practicando: no te arrepentirás.

Y, ahora que conoces el término adecuado… ¿Tú cuál prefieres?